Para Chase Bearden, la terapia física o kinesiología es una constante. A los 17, el ex gimnasta de escuela secundaria, se rompió dos vértebras en su cuello durante una práctica de rutina y quedó paralizado del pecho hacia abajo. Ahora Bearden, de 34 años, que dejo de ser un atleta para aprender a maniobrar una silla de ruedas, de manera rutinaria visita a su terapeuta físico para trabajar la espalda y los hombros para mantenerse ágil.


Pero Bearden no puede ir directamente a su kinesiólogo. En virtud de la ley de Texas, todo el que quiera ver a un kinesiólogo tiene que ver antes a un médico y obtener una orden de tratamiento. Para una condición que se repite como la de Bearden, la orden del médico debería actualizarse anualmente. Evitaría lo que significa un nuevo viaje al médico, y un pago. En esta sesión legislativa, Bearden está tratando de convencer a los legisladores que para él y otras personas necesitadas de tratamiento físico de rutina, el acceso directo es vital.

"Sólo ir a un médico toma tres o cuatro días ", dijo Bearden, quien ha mantenido una vida activa, jugando al rugby en silla de ruedas y trabajando como director de promoción de la Coalición de Tejanos con Discapacidades. "En ese tiempo, mi cuestión podría ponerse aún peor."
El proyecto de ley que permitiría a los fisioterapeutas tratar a pacientes sin una orden médica, ya está programada para una audiencia ante los legisladores, junto con una serie de otros proyectos de ley destinados a ampliar el llamado "alcance de la práctica".

La Dra. Susan Bailey, presidente de la Asociación Médica de Texas, dijo que las órdenes médicas son necesarias para proteger a los pacientes y para asegurarse que reciban el tratamiento que realmente necesitan. Un paciente que se presenta a la kinesiólogo con un dolor lumbar, podría tener una infección renal o una úlcera perforada, dijo Bailey, los kinesiólogos no están formados para reconocer o tratar.

"Creemos que es un problema de seguridad de los pacientes", dijo. "Los kinesiólogos hacen un trabajo maravilloso, pero están capacitados para dar terapia, no están capacitados para diagnosticar"

Pero Paul Hardin, director ejecutivo de la Asociación de Terapia Física de Texas, dijo que permitir el acceso directo a un kinesiólogo reduciría los costos para los pacientes y que recibirían el tratamiento más rápido, sin tener que esperar para ver a un médico. Hardin señaló que un estudio realizado en 2005 mostró que los pacientes con dolor lumbar que fueron directamente a un kinesiólogo redujeron sus costos a la mitad. Además, volvieron a trabajar antes que los pacientes con el mismo problema que previamente habían visitado a un médico.

Hardin dijo que 17 estados permiten actualmente algún tipo de acceso directo a los kinesiólogos, al igual que las fuerzas armadas. Y que en la actualidad, todo tipo de profesional puede derivar al paciente a un kinesiólogo, de un médico a un dentista, quiropráctico o enfermera. “Un kinesiólogo debería ser capaz de saber cuándo un paciente necesita terapia física como cualquiera de los profesionales”

"Se trata de darle al educación al paciente para que tome la opción de ir a un kinesiólogo", dijo Hardin.


Fuente: The Texas Tribune.

Nota original: http://www.texastribune.org/texas-legislature/82nd-legislative-session/physical-therapists-fight-mandatory-referrals/


Suscribirte a Newsletter de MundoKinesio
Correo electrónico:
Consultar este grupo

RPG

Regional IV

AKD
IUGR