Es un factor de crecimiento epidérmico que se inyecta en la lesión

Fuente: La Nación (Viernes 11 de diciembre de 2009)

Cuando a Orfilia Presentado el médico le propuso amputarle la pierna izquierda para detener una úlcera, resultado de una quemadura en el empeine, pero agravada por la diabetes que padece desde hace 13 años, ella se opuso: "Ya me habían amputado la pierna derecha, ¿cómo me iba a manejar sin las dos piernas si vivimos solos con mi marido y él no puede hacer esfuerzos?", dijo Orfilia, de 79 años, en diálogo telefónico desde Rosario, donde vive.

"Cada día se realizan en la Argentina 19 amputaciones, que incluyen dedos, pies o parte de la pierna. La mayoría de estas cruentas operaciones ocurren como resultado de lesiones por pie diabético", dijo el doctor José Braver, coordinador de la Clínica de Pie Diabético del Servicio de Cirugía Vascular del Hospital de Clínicas, que señaló que existen distintas opciones terapéuticas para evitar llegar a ese punto.

Recientemente, un nuevo medicamento se sumó al arsenal terapéutico. Se trata de un factor de crecimiento epidérmico que estimula la cicatrización de las heridas relacionadas con el llamado pie diabético, una combinación de falta de sensibilidad y de circulación sanguínea en los miembros causadas por la diabetes, que aumentan el riesgo de lesiones y dificultan su curación. La droga, llamada heberprot-p, fue desarrollada en Cuba.

"Este producto estimula la formación de tejido, así como la angiogénesis, que es la formación de nuevos vasos sanguíneos. Esto promueve el rápido cierre de la lesión en pacientes diabéticos, que tienen dificultad para cicatrizar sus heridas y evita la amputación de un alto porcentaje de pacientes con lesiones profundas que, en muchos casos, eran resistentes al tratamiento", dijo el doctor Jorge Fernández Montequín, asesor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, donde fue desarrollado el medicamento.

Esta forma de factor de crecimiento epidérmico se inyecta dentro de la lesión. "Se inyecta tres veces por semana, durante 12 semanas, y lo que estamos viendo con los primeros pacientes tratados en el país está dando buenos resultados: vemos que estimula la aparición de nuevo tejido en la úlcera, que tiende a la cicatrización", dijo Braver, que dirige la Clínica de Pie Diabético de Fleni.

"Es una nueva opción antes de la amputación en úlceras que no pueden ser tratadas mediante revascularización [angioplastia o bypass , que permiten restablecer la correcta circulación de la zona afectada], o en úlceras que son revascularizadas, para favorecer su cicatrización", agregó Braver.

En proceso de curación

En el caso de Orfilia, el nuevo tratamiento fue aplicado para evitar llegar a la amputación. Los resultados, según contó Orfilia, fueron positivos: se logró detener el proceso de deterioro de la úlcera, que comenzó a cicatrizar. Para acelerar este proceso, se complementó el tratamiento con un autotrasplante de piel. "Gracias a Dios, todo va bien. Mi pie está sanando", dijo Orfilia.

"Estamos tratando de disminuir las amputaciones -concluyó Braver-, pero para eso hace falta que las personas con diabetes acudan al menos una vez por año a un control de pies con un especialista. Muchas veces, el control de rutina sólo hace hincapié en revisar los niveles de azúcar en sangre del paciente, pero es fundamental revisar a fondo sus pies para evitar lesiones y prevenir a tiempo complicaciones."

Sebastián A. Ríos
Suscribirte a Newsletter de MundoKinesio
Correo electrónico:
Consultar este grupo

RPG

Regional IV

AKD
IUGR