Artículo publicado en el diario Clarin 19-06-2006

Con frecuencia se presenta por primera vez alrededor de los 11 años. Aunque la mayoría de estos casos son leves y solamente necesitan exámenes regulares de control; hay algunos pacientes que requieren tratamiento para evitar problemas en el futuro. Según los especialistas, las alteraciones de la columna en los niños son un motivo de frecuente inquietud en los padres.

La columna vertebral puede padecer algunas patologías que no están directamente relacionadas con las malas posturas. La más común de ellas es la escoliosis , que consiste en una desviación lateral que se desarrolla usualmente durante los años en que los huesos crecen más rápidamente (entre los 9 y 14). Con frecuencia se detecta por primera vez alrededor de los 11 años de edad. La mayoría de estos casos son leves y no requieren ningún tratamiento, solamente exámenes regulares; pero algunos sí los necesitan para evitar problemas en el futuro. La mejor forma de encontrar y controlar la escoliosis, según la Asociación Americana de Terapia Física, es buscándola durante esos años de veloz crecimiento óseo.

Afirman los especialistas que las alteraciones de la columna en los niños son un motivo de frecuente inquietud en los padres. "En general se deben a inocentes alteraciones posturales, sin embargo, pueden transformarse en un verdadero problema especialmente si no se las detecta temprano", destaca un informe de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología. Y agrega: "es preciso no confundir la ' actitud escoliótica ' que consiste en una mínima incurvación de la columna, usualmente postural. Esta última no es una deformidad, ni una etapa anterior o previa, de las verdaderas escoliosis que son deformidades del tronco. Las actitudes escolióticas se observan en niños menores, entre los 6 y 9 años".

La columna vertebral es el esqueleto del tronco y va desde la cabeza hasta la pelvis. Para permitir el movimiento, explican en La web de la espalda , la columna vertebral tiene que ser flexible. Por eso, describen, "no está compuesta por un gran hueso sino por 33 vértebras separadas, dispuestas una encima de otra y sostenidas por un sistema de músculos y ligamentos. Es recta y esta en el centro del cuerpo si se la mira de frente (o de atrás) en cambio tiene distintas curvaturas normales, si se la observa de costado".

En la escoliosis la columna se dobla y adquiere una o más curvas ostensibles en el frente, a veces como una "S" o "C" en vez de estar derecha. No solo la columna, a través de las vértebras que la integran, se dobla, sino que también rota, por lo que la cintura o los hombros del paciente toman un aspecto desigual. Esta es una deformidad tridimensional más frecuente en las niñas, en su forma severa, que en los niños . Afecta a aproximadamente el dos por ciento de la población . Y las cifras continúan: de tres a diez chicos de cada 100 pueden tener una mínima escoliosis, pero sólo tres de cada 1000 tendrán una curva más importante y de ellos sólo la tercera parte necesitará de algún tratamiento activo.

La Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons), en cooperación con la Sociedad de Investigación de la Escoliosis , describe tres tipos diferentes de escoliosis que pueden ocurrir en niños: congénita (presente al nacer), neuromuscular o idiopática. E n la mayoría de los casos, entre el 80 y el 85 por ciento, se desconoce la causa , trastorno denominado escoliosis idiopática. Sin embargo, s i alguien en la familia ya la padece, la probabilidad de que aparezca en otros miembros aumenta, aproximadamente 20 por ciento; por lo que existe un factor hereditario. El restante 15 por ciento lo constituyen las escoliosis cuya causa sí es conocida. Puede ser originada por enfermedades de los nervios o de los músculos, como la parálisis cerebral, las distrofias musculares o la poliomelitis, a este tipo se la llama neuromuscular o ser consecuencia de una malformación de las vértebras, ausencia o falta de separación de éstas ( escoliosis congénita ).

Cuando los grados de desviación lateral en relación al eje de la columna es menor de 25-30º se habla de escoliosis leve. Si está entre 25-30º y 50º, la escoliosis se considera mediana o moderada. Cuando supera los 50º, la escoliosis es grave. Dependiendo del caso, esta desviación puede tratarse recurriendo a algunas prácticas deportivas o mediante la utilización de un corsé en los casos leves a medianos. También existe un método de terapia manual llamado Reeducación Postural Global ejercido por kinesiólogos. O, si el cuadro avanza demasiado, existe la posibilidad de la cirugía . Por supuesto, los especialistas coinciden en destacar que el abordaje depende siempre de la causa de la escoliosis, el tamaño y la localización de la curva y de qué tanto crecimiento se espera por parte del paciente.

Para destacar, esta es una deformidad que puede ser menor y no traer problemas en toda la vida o puede transformarse en importante con el paso del tiempo. " Los signos iniciales son escasos y sin manifestaciones de dolor", explica la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología. Y agrega que "lo que se puede notar inicialmente son ligeras asimetrías en el cuerpo como la cadera más alta o un hombro más bajo; todo dependerá de la magnitud que tengan las curvaturas. Cuantos más grados tengan, más importante y mayor será el problema al llegar a la adultez. Cuanto menos grados tengan, ya sea porque algunas escoliosis no progresan o bien por los adecuados tratamientos, menores serán los trastornos futuros".

Con el desarrollo de los mecanismos de detección precoz a través del examen clínico del paciente, sumado a la mejora en los estudios complementarios no invasivos, estas deformidades espinales no pasan desapercibidas y pueden tener un temprano tratamiento. Así se evitan las consecuencias que puede traer cuando se alcanza la vida adulta. En cambio, si no se trata, no sólo puede producir dolor de espalda y deformidades cosméticas como hombros, caderas y costillas asimétricos, sino también puede presionar los órganos del cuerpo y conducir a problemas cardíacos y respiratorios. "El diagnóstico temprano es muy útil y muchas veces permite tratamientos menos agresivos", concluye el informe de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología.

Sociedad de Investigación de la Escoliosis , describe tres tipos diferentes de escoliosis que pueden ocurrir en niños: congénita (presente al nacer), neuromuscular o idiopática. E n la mayoría de los casos, entre el 80 y el 85 por ciento, se desconoce la causa , trastorno denominado escoliosis idiopática. Sin embargo, s i alguien en la familia ya la padece, la probabilidad de que aparezca en otros miembros aumenta, aproximadamente 20 por ciento; por lo que existe un factor hereditario. El restante 15 por ciento lo constituyen las escoliosis cuya causa sí es conocida. Puede ser originada por enfermedades de los nervios o de los músculos, como la parálisis cerebral, las distrofias musculares o la poliomelitis, a este tipo se la llama neuromuscular o ser consecuencia de una malformación de las vértebras, ausencia o falta de separación de éstas ( escoliosis congénita ).

Cuando los grados de desviación lateral en relación al eje de la columna es menor de 25-30º se habla de escoliosis leve. Si está entre 25-30º y 50º, la escoliosis se considera mediana o moderada. Cuando supera los 50º, la escoliosis es grave. Dependiendo del caso, esta desviación puede tratarse recurriendo a algunas prácticas deportivas o mediante la utilización de un corsé en los casos leves a medianos. También existe un método de terapia manual llamado Reeducación Postural Global ejercido por kinesiólogos. O, si el cuadro avanza demasiado, existe la posibilidad de la cirugía . Por supuesto, los especialistas coinciden en destacar que el abordaje depende siempre de la causa de la escoliosis, el tamaño y la localización de la curva y de qué tanto crecimiento se espera por parte del paciente.

Para destacar, esta es una deformidad que puede ser menor y no traer problemas en toda la vida o puede transformarse en importante con el paso del tiempo. " Los signos iniciales son escasos y sin manifestaciones de dolor", explica la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología. Y agrega que "lo que se puede notar inicialmente son ligeras asimetrías en el cuerpo como la cadera más alta o un hombro más bajo; todo dependerá de la magnitud que tengan las curvaturas. Cuantos más grados tengan, más importante y mayor será el problema al llegar a la adultez. Cuanto menos grados tengan, ya sea porque algunas escoliosis no progresan o bien por los adecuados tratamientos, menores serán los trastornos futuros".

Con el desarrollo de los mecanismos de detección precoz a través del examen clínico del paciente, sumado a la mejora en los estudios complementarios no invasivos, estas deformidades espinales no pasan desapercibidas y pueden tener un temprano tratamiento. Así se evitan las consecuencias que puede traer cuando se alcanza la vida adulta. En cambio, si no se trata, no sólo puede producir dolor de espalda y deformidades cosméticas como hombros, caderas y costillas asimétricos, sino también puede presionar los órganos del cuerpo y conducir a problemas cardíacos y respiratorios. "El diagnóstico temprano es muy útil y muchas veces permite tratamientos menos agresivos", concluye el informe de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología.
Suscribirte a Newsletter de MundoKinesio
Correo electrónico:
Consultar este grupo

RPG

Regional IV

AKD
IUGR