Un reciente estudio realizado con futbolistas españoles demostró que un elevado nivel de ansiedad, al igual que un inadecuado manejo de la concentración o una deficiente autoevaluación sobre el rendimiento, aumenta las probabilidades de que los deportistas sufran lesiones.
Al mismo tiempo, en el marco de la Asociación Ayuda ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ), hemos realizado un estudio preliminar con 55 futbolistas argentinos que confirma esa correlación positiva entre altos niveles de ansiedad y un mayor número de lesiones.

Es que tanto los juegos infantiles en una clase de educación física escolar como las competencias de alto rendimiento pueden generar en sus participantes niveles no deseados ni controlados de ansiedad y tensión psicofísica, que afectan el óptimo rendimiento y la posibilidad de disfrutar de la actividad física o deportiva.

Los niveles altos de ansiedad somática o cognitiva predisponen a una persona en situación deportiva a advertir un desequilibrio entre las demandas físicas, psicológicas, técnicas, tácticas y sociales que se le plantean y su capacidad para afrontarlas con éxito, lo que genera un proceso estresante. Ese estado de ansiedad depende de la importancia objetiva y subjetiva de cada encuentro y la incertidumbre del resultado, así como también de ciertos rasgos de la personalidad.

En los últimos años han sido estudiadas las consecuencias que pueden padecer las personas expuestas a las exigencias del deporte de alto rendimiento y profesional, y se observó que en situaciones de estrés los deportistas se encuentran con mayor predisposición a sufrir lesiones debido a desconcentraciones y aumento de la tensión muscular, que dificulta la coordinación neuromotora.

Afortunadamente, también se han comprobado los beneficios del entrenamiento de la relajación y la visualización en la prevención y rehabilitación de lesiones deportivas.

En ese sentido, es de gran utilidad realizar un trabajo cognitivo-conductual que permita descubrir y modificar creencias erróneas, emociones perturbadoras y reacciones o conductas inapropiadas, desde los niveles de formación deportiva hasta el deporte profesional. El objetivo es implementar técnicas y estrategias psicológicas que favorezcan el manejo de la ansiedad, que permita a su vez desarrollar la confianza en uno mismo, la capacidad de concentración y la correcta evaluación del desempeño deportivo.

El autor es psicólogo especializado en deporte y trastornos de ansiedad; integra la Asociación Ayuda.

Por Román Barros
Para LA NACION

Suscribirte a Newsletter de MundoKinesio
Correo electrónico:
Consultar este grupo

RPG

Regional IV

AKD
IUGR