El término Eutonía del griego EU: bueno/ justo/ armonioso, y del latín TONUS: tono/ tensión, fue elegido por Gerda Alexander en l957 para nombrar al método pedagógico por ella desarrollado; con esta palabra quiso expresar la idea de una “Tonicidad equilibrada, armoniosa y adaptada a cada estado ó actividad de la persona”.

Gerda Alexander (1908-1994)

Nacida en Alemania, Gerda Alexander se formó en la rítmica, la música y la danza (Profesorado de Educación Rítmica Método Dalcroze).

De salud frágil, durante su adolescencia, y a consecuencia de una fiebre reumática contrajo una endocarditis. La indicación de reposo de parte de los médicos, la motivó para elaborar una forma de moverse utilizando un mínimo gasto de energía, sin llegar a la fatiga y evitando la inflamación y el dolor (microdeslizamiento).

Como profesora de rítmica, observó que la mayoría de los alumnos imitaban a sus maestros en sus gestos y movimientos (estereotipos), por lo que se dedicó a buscar un movimiento orgánico, personal y propio, (movimiento eutónico) ,que resultaba armonioso y económico, al optimizar el esfuerzo requerido a cada situación vital.

Gerda comprobó que ello permitía liberar tensiones y calambres que entorpecen la adecuada ejecución instrumental musical.

Tales experiencias la llevaron a descubrir los principios que conformaron luego su método.

A partir de estos hechos nace la Eutonía, considerada una pedagogía, ya que tiene por finalidad educar al individuo para mejorar su calidad de vida y cuidar su salud, respetando sus procesos vitales, siendo uno de sus objetivos generales restablecer la flexibilidad natural del mecanismo de variación del tono, entendiendo al mismo como resultante de los diversos aspectos que integran al ser humano (físico, psíquico, emocional, espiritual y social).

De la regulación y equilibración del tono, resultan posturas y movimientos armoniosos y económicos.

En 1929, Gerda toma residencia definiva en Copenhague, Dinamarca, donde permaneció por el resto de su vida, fundando su Escuela de Eutonía. (1945). A medida que desarrollaba y aplicaba su disciplina, fue descubriendo su utilidad terapéutica en personas pasibles de rehabilitación. Dichas experiencias son relatadas en su libro “La Eutonía”, Ed. Paidós, 1991, pág.129.

Mecanismo de acción

La Eutonía busca desarrollar la conciencia de la unidad psicofísica que cada individuo es. Para ello, es necesario que la persona aprenda a conectarse con sí misma, a percibirse, a construir el proceso del Autoconocimiento. La Eutonía enseña la autoobservación, dirigiendo la atención hacia la percepción de las sensaciones corporales reales.

En nuestro accionar cotidiano, realizamos numerosas actividades “automáticamente”, sin detenernos a observar que está sucediendo en nuestro cuerpo, o sea, que lo realizamos de manera “inconsciente”.

La Eutonía propone que las personas puedan descansar por un momento de sus preocupaciones cotidianas, para poder “auto-observarse conscientemente”, dirigiendo la atención para sentir que está sucediendo en su cuerpo: la piel, los huesos, los apoyos, los distintos espacios internos que lo conforman y su relación con el entorno.

Este estado de atención sin tensión (awareness), lleva a una regulación del tono neuromuscular y neurovegetativo, y permite trasladar la experiencia observada a la vida cotidiana.

En la actualidad, debido a la celeridad con que se vive, el hombre se ve sometido a constantes presiones, obligaciones y preocupaciones, incidiendo esto en su salud.

La práctica de la Eutonía permite a las personas volver a recuperarse del estrés desmedido, acercándolos a su medio interior y ayudándolos a integrar su cuerpo con sus pensamientos, sensaciones emociones, que, debido a la vorágine, se encuentran muchas veces distorsionados (distonías).

Así, la Eutonía permite recuperar la armonía y el bienestar psicofísico.

Efectos fisiológicos

  • Desarrollo de la tonificación general con mínimo esfuerzo.
  • Regulación de las funciones Neurovegetativas (circulación, respiración, excreción, linfa, sueño, etc.)
  • Aumento de la coordinación neuromuscular. (requerida en todo proceso de rehabilitación física).
  • Facilita la liberación de tensiones crónicas y profundas. (contracturas, fibromialgias, distrés)
  • Promueve la circulación, metabolismo y oxigenación de los tejidos, colaborando en la desinflamación en todo proceso de deterioro osteoarticular (Artrosis, Artritis Reumatoidea).
  • Mejora la conciencia de alineación postural.
  • Integración de la imagen corporal, favoreciendo la propia confianza y aceptación.
  • Promueve la armonía psicofísica.

No posee contraindicaciones

Por tratarse de movimientos suaves y simples, pueden ser realizados por niños, jóvenes, adultos y personas mayores.

La experiencia es personal y vivencial, cada persona realiza las consignas investigando en su propio tiempo y ritmo, sin esperar ningún resultado en particular.

Principios de la Eutonía

La eutonía como pedagogía, posee su propia didáctica, esto es su metodología de enseñanza o modo de transmisión que le es peculiar.

La Eutonía enseña la búsqueda de un tono óptimo y equilibrado, adecuado a cada situación, experimentado cuando la postura y los desplazamientos se realizan con mínimo esfuerzo, y sin interferir el ritmo respiratorio reflejo. Paralelo a ello, la persona profundiza su conciencia corporal, mejorando su estado psicofísico.

Los recursos o herramientas utilizados para transitar tales experiencias, son los Principios de la Eutonía.

Principios

v Conciencia de la piel

Es hacer conciente la estimulación que la piel recibe, a fin de potenciar sus propiedades y las funciones que cumple como órgano corporal (límite, defensa, comunicación, discriminación, etc).

v Conciencia del espacio interno

Es tomar conciencia del medio físico que ocupamos, cuya extensión tridimensional es acotada, heterogénea (compartimentos ocupados por los diversos órganos y sistemas), y delimitada por la piel.

El espacio interno contiene no sólo lo anatómico, sino también las impresiones y recuerdos de nuestra propia historia. (imagen corporal). Tomar conciencia de él, nos lleva a habitar, vivenciar dicho espacio. Cada tejido y órgano, necesita desarrollar un cierto volumen para su adecuado funcionamiento; dada la historia personal, pueden existir bloqueos en distintas zonas. La conciencia del espacio interno, permite descubrir, explorar y readecuar el funcionamiento orgánico, mejorando la nutrición y metabolismo de los tejidos, a la vez de integrar la imagen corporal, aumentando la propia confianza y seguridad.

v Conciencia ósea

Es ubicar concientemente cada hueso de nuestro cuerpo, experimentar su forma, tamaño, y el espacio que ocupa dentro del volumen corporal total; incluye también la conciencia dinámica (alineación). Produce la regulación y tonificación de la musculatura tónica profunda, responsable de la alineación y sostén corporal, liberándose tensiones crónicas, que limitan la amplitud articular y desplazamientos. (queda libre la musculatura dinámica, responsable de los grandes desplazamientos en el espacio).

Favorece el moverse con liviandad, libertad, y seguridad (el esqueleto es el verdadero sostén del cuerpo).

Se estimula principalmente el sistema gamma de inervación muscular, cuyo efecto siempre precede a la inervación motriz (inervación alfa, fásica), regulándose el tono muscular: cuando decidimos hacer algo, el tono y la circulación cambian y se adecuan a la acción prevista (inervación anticipada).

v Contacto conciente

Es comunicación o intercambio intencionalmente establecido. La persona emite y recibe (doble dirección, ida y vuelta). La experiencia del contacto es un hecho cotidiano y habitual, del que no siempre somos concientes. El contacto se establece con uno mismo, con el medio (espacio), con otras personas y con los objetos, aún sin necesidad de hablar ni tocar.

Produce una profunda regulación del tono muscular y vegetativo, la circulación y el metabolismo. Nos posibilita observar la realidad con objetividad, conocer nuestros límites y modo de conducirnos, relacionándonos más vital y plenamente con el medio y los demás.

v Transporte (conciencia de la totalidad, integración)

Es el uso conciente de la reacción de enderezamiento (flujo de fuerzas antigravitatorios que alinean el cuerpo, siguiendo las direcciones óseas), que se desencadena cuando los pies se afirman en el suelo, o cuando desde cualquier parte del cuerpo se empuja contra una resistencia externa, o cuando dicha parte es empujada desde el exterior. (a cada fuerza acción, se opone otra llamada reacción, de igual intensidad, dirección y sentido contrario).

El uso del transporte permite posicionarnos y desplazarnos con poco gasto energético (uso de palancas óseas), además, optimiza la función orgánica general al liberar bloqueos, mejorar la coordinación neuro- sensoriomotriz y la adaptación al medio, y promueve la experiencia de integración o unidad, ya que interrelaciona funcionalmente todos los segmentos corporales.

v Repousser

Es el uso conciente de la fuerza intrínseca de empuje. Todo el manejo del cuerpo, se realiza interactuando con la fuerza de gravedad, empujando contra superficies de apoyo, objetos u otras personas.

Cuando el repousser o empuje se realiza en forma óptima, se desencadena el transporte, alineándose adecuadamente todo el cuerpo, con el tono adecuado a cada circunstancia (desplazarse, caminar, mover un objeto, empujar).

Las personas que mueven o levantan pesos, utilizan este principio aún sin ser concientes, ya que ello les posibilita obtener mucha fuerza con mínima energía.

Es imprescindible el uso de los demás principios de eutonía, para preparar previamente la zona del cuerpo que empujará, y la programación neuromotriz (intención), para conocer con precisión la dirección, sentido, ángulo y fuerza de empuje (se empuja en la dirección del hueso, éste se prolonga dentro del objeto o superficie de apoyo).

v Movimiento eutónico: adecuación y adaptación del tono a cada situación vital.

Es el desplazamiento del cuerpo, que resulta de la aplicación de todos los principios de eutonía.

Con el desarrollo del movimiento aparece la relación con el espacio externo y el espacio de los otros.

El movimiento eutónico se realiza en estado alerta, es conciente durante toda su ejecución (no es repetición mecánica). La respiración se regula en forma automática, al estar libre de tensiones que pudieran bloquearla, no hay fatiga, es un movimiento económico, de mínimo gasto energético, y es la expresión pura, orgánica y propia de cada persona (no es imitación). Por ello, favorece el desarrollo de las capacidades personales, habilidades artísticas y sociales.

Modalidades de aplicación

Puede aplicarse en dos modalidades:

  • Clases grupales: El eutonista da a los alumnos consignas verbales que los guían hacia la auto-observación y contacto con sí mismos. Pueden utilizarse elementos que faciliten la sensopercepción (pelotas, cañas de bambú almohadillas etc.).

  • Tratamientos individuales: El eutonista mediante sus manos (toque eutónico), aplicando ciertas maniobras (modelado, permeación, despegar la piel, entre otras), facilita al alumno la experiencia de su integración psicofísica.

En ambos casos, lo que caracteriza a la pedagogía de la Eutonía es:

· Contacto del eutonista con sí mismo y con el alumno/ paciente.

· Neutralidad: estado que mantiene el eutonista para no transmitir sus situaciones personales. Ello permite dar espacio y tiempo al alumno, para que pueda observarse a sí mismo, entrar en contacto con su realidad, sin influencias. Acompañar sin interferir. Cada alumno realiza su investigación personal, sin buscar resultados. La Eutonía propicia la independencia y responsabilidad del alumno/ paciente por su propio proceso.

Presente y futuro

La Eutonía está incluida en los programas de varias Universidades del mundo, en los departamentos de música, danza, comunicación, psicología, foniatría y fisioterapia. También en escuelas primarias y secundarias. Complementa actividades en institutos de rehabilitación y psicoterapéuticos, centros para la tercera edad y cursos de preparación para el parto y post-parto.

Actualmente, existe una Federación internacional que nuclea a los eutonistas (AIEGA), con sede en Ginebra (Suiza), y funcionan Escuelas de Eutonía en Alemania, Francia, Suiza, Bélgica, Canadá, Brasil y Argentina.

En nuestro país, la Lic. Berta Vishnivetz introdujo la Formación Profesional de Eutonistas, entre los años 1986 y1998: 1º Escuela de Eutonía en Latinoamérica (Bs As).

Desde el año 2004, la Eutonía ha sido incluida en los programas de estudio de la Escuela de Kinesiología y Fisiatría, UBA (Técnicas Kinésicas I), y a partir del año 2010, en la Cátedra equivalente de la Universidad Barceló.

A partir del 2007, en la sede de la Asociación Argentina de Kinesiología, se dicta el

1ª Curso de Postgrado de Formación para Kinesiólogos en el Método Gerda Alexander, con el aval del Consejo Profesional de Kinesiólogos del Ministerio de Salud de la Nación.

La Eutonía, en tanto pedagogía, goza de reconocimiento y difusión entre maestros, artistas y profesionales de la música, danza y teatro, así como en las distintas áreas de la pedagogía y enseñanza del movimiento.

En tanto terapéutica, va cobrando día a día mayor interés entre los profesionales del área de salud (médicos, psicólogos, kinesiólogos, fonoaudiólogos, entre otros), habiendo sido realizadas diversas experiencias clínicas, cursos y conferencias en distintos hospitales y universidades del mundo.

Esta disciplina, en lo que hace a su aplicación terapéutica es, claramente y sin lugar a dudas, incumbencia del profesional kinesiólogo, siendo una herramienta de gran utilidad para complementar la clínica kinésica terapéutica, así como la kinefilaxia y prevención.

Su creadora supo vislumbrar lo antedicho al expresar:

“La Eutonía representa una forma de terapia nueva que abre posibilidades absolutamente insospechadas, tanto para el tratamiento de enfermedades psicosomáticas, como de afecciones neurológicas, traumáticas y reumáticas”.

Gerda Alexander

Lic.Klga Ftra Lidia Talco

Jefa Unidad “A” Hospital de Rehabilitación “Manuel Rocca”, CABA.

Eutonista de la 1º Escuela de Eutonía en Latinoamérica.

Directora del 1º Curso de Postgrado de Formación para

Kinesiólogos en el Método Gerda Alexander (Eutonía)

Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lic. Klga Ftra Mirta Avancini

Kinesióloga de planta del Sanatorio Sagrado Corazón, CABA.

Eutonista de la 1º Escuela de Eutonía en Latinoamérica.

Directora del 1º Curso de Postgrado de Formación para

Kinesiólogos en el Método Gerda Alexander (Eutonía).

Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Bibliografía

v “La Eutonía, un camino hacia la experiencia total del cuerpo”. Gerda Alexander (Paidós)

v “Aproximación a la Eutonía.. Conversaciones con Gerda Alexander”. Violeta Hemsy de Gainza. (Paidós)

v “Eutonía, educación del cuerpo hacia el ser” Berta Vishnivetz (Paidós)

v “La Eutonía de Gerda Alexander” Denise Digelmann (Paidós)